jueves, 11 de diciembre de 2014

A dos centímetros de ti, de Elizabeth Eulberg

5 Comentarios

¿Pueden un chico y una chica ser solo amigos? Macallan y Levi piensan que sí, por eso no entienden que sus familiares y amigos no hagan más que emparejarlos: todos creen que están hechos el uno para el otro, pero ellos no lo ven así. 

Desde que ella fuese su guía en su primer día como nuevo alumno en el colegio, ambos se han vuelto inseparables. No solo les une la serie Buggy y Floyd, de la que se confiesan seguidores, tienen muchísimas otras cosas en común y un carácter muy parecido.

A dos centímetros de ti, de Elizabeth Eulberg, nos narra las idas y venidas de sus dos protagonistas a lo largo de diferentes años. De este modo, mediante una prosa muy sencilla, no se profundiza en los hechos que han marcado su relación, se pasa por ellos de un modo superficial. Macallan y Levi tienen 11 años al inicio del libro, pero cerca de 18 cuando acaba. Pasa el tiempo a gran velocidad sin que haya nada que lo indique. Serán los acontecimientos, como graduaciones o los cambios de estación, lo que haga que veamos que los años vuelan.

Aunque su argumento pueda recordar a Siempre el mismo día, de David Nicholls, este libro es más bien juvenil, y no se aprecia en sus personajes tanta evolución. Es entretenido y se deja leer muy bien, pero no llega a ser tan bonito como Eleanor & Park, de Rainbow Rowell, que se encuentra dentro de la misma colección de la editorial, "Indie".

Este es uno de esos libros que sabes cómo va a acabar nada más ver su título y leer por encima su contracubierta. Adivinas cómo los protagonistas, sabrás que serán grandes amigos, que vivirán situaciones y sentirán emociones que les harán dudar de lo que sienten hacia el otro, porque si dan un paso más todo puede irse al traste. En definitiva, conoces qué vas a encontrar en sus páginas: una historia ligera, en este caso narrada a dos voces, pero agradable y entretenida.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Buscando a Alaska, de John Green

8 Comentarios

Miles quiere cambiar de vida, quiere ir en busca del Gran Quizá. Así que deja Florida, su instituto y sus padres, apenas tiene amigos de verdad, y se marcha a un internado de Alabama. Allí entablará amistad con el Coronel, el líder del grupo; con Takumi, un chico de origen japonés; y con Alaska, amante de los libros, impulsiva y alocada. Con ellos fumará su primeros cigarros y se emborrachará por primera vez. Harán trastadas inolvidables juntos y dejarán huella en el centro. Pero de repente, una noche, todo cambiará. A partir de ahí, nada será como antes. 

La obra de John Green está dividida en dos partes: "Antes" y "Después". El debut del autor de Bajo la misma estrella no alcanza, para mí, la intensidad de la novela que lo ha lanzado a la fama. Sin embargo, tiene puntos en común que recuerdan a esta. Aquí sus personajes también reflexionan sobre la vida y la muerte, además encontramos un toque filosófico/religioso importante. Quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos son las tres preguntas en torno a las que gira la historia.

Esperaba más de esta novela, la verdad. Se nota que fue la primera obra que escribió el escritor americano. Sus personajes tienen potencial, pero no son redondos, les falta un poquito de desarrollo. El que más me ha cautivado ha sido Alaska, chica que enamora a todos, especialmente a Miles, por ese áurea de misterio que la rodea. Por lo demás, los he visto algo inmaduros: tienen 16 años y hacen bromas pesadas como si fuesen unos niños. Miles, por ejemplo, se entrega de la noche a la mañana y con los ojos cerrados al Coronel, Takumi y Alaska. Esto es algo que no me ha casado mucho con su tímida personalidad. Lo que hace destacar algo a los personajes son sus aficiones: el protagonista memoriza las últimas palabras de personajes famosos y el Coronel está obsesionado con las capitales de los países del mundo, por ejemplo.

Por otro lado, el libro es lento, a decir verdad no pasa gran cosa en la primera parte. Es a partir de la segunda cuando todo se vuelve más interesante y emotivo. Eso sí, las cavilaciones en torno a la vida y la muerte sí están muy bien planteadas: es una novela más profunda de lo que parece.

Buscando a Alaska no termina de despegar, le falta gracia a sus personajes y, aunque las reflexiones en torno a la vida son interesantes, sobre todo esa carta final que escribe Miles, no resultan suficientes. Por otro lado, es verdad que la prosa es ágil y el lenguaje muy sencillo, hay párrafos para subrayar, aparte ese giro hacia la mitad sorprende, porque el lector espera algo negativo, pero no sabe bien qué puede ser.

En definitiva, esta novela me ha gustado, pero sin más: si aún no has leído nada de Green, comienza por Bajo la misma estrella y deja esta para el final, esa es mi recomendación. 

martes, 11 de noviembre de 2014

Arte Antiestrés, libros para colorear

8 Comentarios

Los libros de hoy son especiales, son libros para pintarrajear. Las obras que hoy os enseño están pensadas para entretener, pero de un modo distinto: coge tu caja de lápices y colorea, libérate del estrés.


Colorear es terapéutico, ayuda a relajarse. La colección que presenta Plaza & Janés incluye dos, hasta el momento. Ambos recogen cien láminas diferentes, algunas a doble página, otras a una. Hay estampados más simples y otros más complejos. 

Uno se llama Arte antiestrés: 100 láminas para colorear y el otro Arte antiestrés: 100 láminas vintage para colorear. Los dibujos son muy parecidos en los dos: motivos florales, geométricos, vegetales... El papel es de calidad, de un grosor mayor de lo normal, lo que facilita que pueda colorearse con rotuladores, no solo con lápices. Además, existe la posibilidad de recortar las láminas, poniendo un simple cartón para evitar cortar la siguiente hoja, y enmarcar el dibujo una vez terminado. 

Sin duda es algo curioso, un buen regalo, una forma diferente de liberar tensión que estimula la concentración y fomenta la creatividad: los libros de colores no son solo para los niños. Llegó el boom del arte antiestrés.