martes, 24 de abril de 2012

Vidas rotas


Son pocos los autores que se atreven a tratar en las novelas destinadas a un público juvenil temas tan duros como el abuso sexual infantil y, sin embargo, qué falta hacen libros así, porque estas obras contribuyen a dar visibilidad, a través de la denuncia existente en sus páginas, a hechos tan graves como el mencionado, el mismo que abarca Maite Carranza en su novela Palabras envenenadas

Bárbara desapareció hace cuatro años. No hay ninguna pista sobre su paradero. Una cabina de teléfono, en la que se encontró su bolso y restos de sangre, parece ser el último lugar donde estuvo la joven. Sus allegados están convencidos de que alguien acabó con su vida aquella misma noche en la que llamó a su madre por última vez. 

Sin embargo, el lector descubrirá en la primera página que Bárbara sigue viva, que ha estado cuatro años secuestrada en algún lugar en el que nadie la oye. Lleva retenida mucho tiempo sufriendo todo tipo de abusos físicos y psicológicos, por parte de alguien que dice quererla con locura y a quien ella también parece querer, por increíble que parezca. 

Bárbara no es ahora ni la mitad de lo que fue, apenas es una sombra, un fantasma, y sin embargo, no ha perdido la esperanza. Hoy, su captor ha cometido el error de olvidar el teléfono móvil en la pequeña habitación en la que se encuentra. Sabe que hay cobertura, una vez lo llamaron y él salió fuera del habitáculo a responder.

Después de probar en mil y un sitios del reducido espacio, logra que haya señal. Puede llamar a alguien, pedir ayuda, y lo hace, a pesar de las terribles consecuencias que puede acarrearle si su secuestrador se entera de ello, pero ya nada tiene que perder, sabe que los que están fuera, los suyos, la toman por muerta. 

La chica llama a Eva, la que fue durante mucho tiempo, su mejor amiga y con la que cortó lazos poco antes de desaparecer. Ésta, sin dar crédito a lo que oye tras la otra línea telefónica, decide contárselo primero a la policía y después a la familia de la joven, en concreto, al padre de Bárbara, Pepe, pues la madre, Nuria, es una mujer muerta en vida, rota. 

Ahí da comienzo el frenético día que se iniciará con esa llamada telefónica y terminará con la resolución del caso por el subinspector Salvador Lozano, quien se ha encargado de la investigación de la desaparición de la joven desde el primer momento y quien resolverá el asunto justo en su último día como policía, pues a la siguiente jornada será un hombre jubilado.

A pesar de lo reducido del círculo de sospechosos, tuve mis dudas. Desde el comienzo está claro que es alguien del entorno de la chica pero hasta la mitad de la novela no supe quién era. Entre ellos, destaca especialmente Martín, ex pareja de Bárbara, y Jesús, un profesor de su instituto. 

La historia nos la cuenta la propia Bárbara, su madre, su mejor amiga y el policía quienes se alternan en los diferentes capítulos los cuales, por cierto, son breves. El narrador es ominisciente en todos los casos, excepto en los "episodios" protagonizados por el personaje principal, Bárbara, en los que los hechos son desvelados en primera persona. 

En lo que respecta a la prosa de Carraza, resulta especialmente llamativo que no haya ni un solo diálogo y tampoco separación entre párrafos. Es por ello que al comienzo la lectura se me hiciera tediosa e incluso confusa. Esto último me ocurrió, especialmente, en los capítulos protagonizados por el policía y su joven sucesor cuando el primero pone al tanto al segundo sobre la investigación. He tenido que releer más de una frase.

Por si alguien me pregunta cómo sé que los hechos que se narran se desarrollan en un sólo día, diré que es porque así aparece en la sinopsis de la contraportada. Los relatos de unos y otros personajes se superponen además, se mezcla pasado con presente y resulta muy difícil llevar la cuenta del tiempo transcurrido. De ahí mi confusión, también.

La autora no se recrea en las escenas más duras. No hay ninguna escena explícita y ni falta que hace pues lo más desagradable, dicho así, lo deja la autora a la imaginación del lector algo que yo he agradecido muchísimo. La sutileza por tanto, es la característica clave de la pluma de Carranza a la hora de poner por escrito un tema tan difícil. 

El libro me ha recordado a una película que vi no hace mucho, No tengas miedo, protagonizada por Michelle Jenner. Curiosamente, ambas me han dejado la misma sensación: no me han terminado de emocionar todo lo que podrían haberlo hecho. En el primer caso, se debió a la falta de ritmo y en el segundo, se ha debido por un lado, a la forma de narrar que emplea la escritora catalana y por el otro, a ese final que me ha resultado predecible, precipitado y no muy en consonancia con el resto de la historia. 

¿Vosotros la habéis leído? ¿Qué os ha parecido? Saludos, devorador@s.

Agradecimientos Edebé

19 comentarios:

  1. Lo leí hace un par de meses...y me quedé parecida a ti. No me disgustó del todo pero tampoco llegó a emocionarme...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Marina,

    Pues ni la he leído ni la conocía.

    Pero por lo que cuentas me parece que la autora, con su prosa y su estructura se ha cargado una trama que bien escrita, hubiera sido prometedora. Al empezar a leer tu reseña he dicho: sí, esté si me interesa. Sensación que he perdido cuando has comentado lo de la falta de diálogos y de separaciones entre párrafos. Eso es agobiante. La sensación no es nada placentera, a mi me paso leyendo el ensayo sobre la ceguera de Saramago, había momentos en lo que a persar de estar leyendo mentalmente, me faltaba el aire entre párrafo y párrafo. La obra es estupenda, pero bajo mi humilde punto de vista falló mucho en la prosa.

    En fin, que me enrollojejej
    besos
    Lupa

    ResponderEliminar
  3. Pues yo tenia muchas ganas de leerlo!!! Yo creo que me gustará, aunque leyendo tu reseña nose yo....

    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Lo tengo hace meses y, aunque la autora tiene fama de escribir bien, no me he animado aún a leerlo. Ya veré más adelante. Un beso

    ResponderEliminar
  5. No sé como será el libro, pero la película que citas también me produjo ese efecto. Como dice Lupa, cargarse algo que podría estar bien por la forma es una pena. Aunque a pirori el tema me llama la atención, seguiré investigando que más hay por ahí. Besillos

    ResponderEliminar
  6. Lo tengo en la estantería y después de leer tu reseña me apetece mucho probarlo!!
    Lo de que no tenga dialogo me echa para atrás pero le tengo muchas ganas, la historia me llama mucho la atención!
    Gracias por la reseña <3
    Un besico!

    ResponderEliminar
  7. Hasta hace poco no me llamaba mucho, pero finalmente me lo he apuntado. He leído varias reseñas que dicen que no les gusta la forma de narrar y que el final les ha disgustado. Lo tendré en cuenta.

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  8. El tema es algo duro, pero me parece interesante y poco común en literatura juvenil, pero si dices que la forma de narración lo estropea un poco... Cuando estaba leyendo la reseña me estaba acordando de la película de michelle jenner, y justo la has mencionado al final, a mí si me gusto la película aunque emocionarme pues tampoco.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  9. No me llama mucho este libro y por lo que cuentas, tampoco me anima así que esta vez lo dejaré pasar. Además, mi lista de pendientes lo agradece.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Me parece muy interesante esta entrada :)

    ResponderEliminar
  11. Yo no soy mucho de estas tramas, y si encima no te ha dejado buena sensación porque ves que algo falla en la construcción de la novela, pues me atajas el camino de la duda, no tengo mucho que pensar, éste va a la antilista, jeje.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  12. Tienes toda la razón, deberían leerse más este tipo de libros, para concienciarse de la readidad, un saludo.

    ResponderEliminar
  13. De entrada me llama bastante la atención pero lo comentas de los párrafos, la ausencia de diálogos y la superposición entre los personajes me frena un poco. Sin embargo, no la descarto ya que si está en la biblioteca me animaré a leerla.
    Musus.

    ResponderEliminar
  14. Se ve interesante, pero no es de mi estilo. No creo que lo acabe leyendo. Además tiene muchos puntos negativos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. No conocía esta novela, pero me he quedado con ganas de descubrir esta historia. Intuyo escenas difíciles y muchas emociones. Sin duda, es necesario que estos temas también sean tratados. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. A mí me gustó muchísimo, en ningún momento me pareció predecible (yo no me lo esperaba) y el estilo de Carranza no me cansó ni nada, pero sé de gente que si le pasó. Para mí es una gran novela y siempre la recomiendo a todo el mundo.

    ResponderEliminar
  17. Lo tengo pendiente de leer, y aunque no me suelen gustar las historias tan duras, éste me llamó la atención desde que lo vi.

    ¡Gracias por la reseña! Un besito :)

    ResponderEliminar
  18. Ufff. Tu post me ha dejado unas ganas de leerlo... Tiene muy buena pinta, aunque el argumento parece escalofriante.
    Besos

    ResponderEliminar
  19. Hola Marina, soy nueva por aquí. Me ha gustado mucho tu blog y encontrarme especialmente con esta entrada.

    Me parece muy positivo que haya libros juveniles que incuyan problemáticas de este tipo para que no sean temas tabú y haya una mayor concienciación y empatía.

    Por lo que leo, no es el libro perfecto pero voy a tener en cuenta este título, por si puedo leerlo en un futuro, aunque el detalle de que no use diálogos le resta puntos también en mi caso.

    Un beso y encantada de toparme con blogueras andaluzas ;)

    ResponderEliminar